fbpx

Sexualidad en la mujer de mediana edad

Los estudios cuantitativos indican que muchos aspectos de la función sexual femenina empeoran durante la mediana edad.

sexualidad en mujer de mediana edad

Sin embargo, es posible que los estudios cuantitativos no capten las experiencias subjetivas de las mujeres.

Por el contrario, los enfoques cualitativos que permiten a las mujeres decir sus propias palabras con respecto a sus experiencias pueden capturar matices y variaciones individuales de sus vivencias sexuales a lo largo de la mediana edad.

En el estudio que analizamos a continuación se recopilan datos cualitativos entre mujeres sexualmente activas de entre 45 y 60 años, para explorar:

  • Las percepciones de las mujeres sobre los cambios en su función sexual a lo largo del tiempo.
  • Cómo responden las mujeres de mediana edad a estos cambios.

Sexualidad en la mujer de mediana edad

Diseño

Las entrevistas y los grupos focales fueron realizados por un facilitador capacitado utilizando una guía semiestructurada. Todos los datos se grabaron y transcribieron en audio.

Dos investigadores utilizaron una submuestra de datos para desarrollar iterativamente un libro de códigos.

El investigador principal codificó todos los datos. Un segundo investigador codificó un 25% de las entrevistas seleccionadas al azar.

Se examinaron los códigos relacionados con los cambios en la función sexual y surgieron temas clave.

Resultados

La edad media (N = 39) fue de 58 (rango 46-59); El 53% eran blancos, el 36% eran negros y el 10% eran de otra raza. El 13% eran premenopáusicas, el 44% eran perimenopáusicas y el 28% no estaban seguras. Todas menos 2 mujeres se identificaron como heterosexuales.

Surgieron temas importantes en torno a los cambios tanto negativos como positivos en la función sexual, a qué atribuían las mujeres estos cambios y cómo respondían las mujeres a ellos.

Con respecto a los cambios en la función sexual, los cambios negativos más comunes fueron la disminución de la frecuencia de las relaciones sexuales, la disminución de la libido, la sequedad vaginal y la dificultad para alcanzar el orgasmo.

Más mujeres atribuyeron estos cambios negativos a factores estresantes psicosociales, como la familia y la carrera, que a factores biológicos como la menopausia.

Para algunas mujeres, los problemas de pareja, incluidos los problemas de salud de la pareja, la discordia en la relación y la disfunción sexual de la pareja -incluida la disfunción eréctil y la libido masculina baja- fueron una fuente importante de cambios sexuales negativos.

De hecho, hubo varias mujeres que notaron que su libido era mucho más alta que la de su pareja masculina.

Entre las mujeres que informaron cambios positivos, varias sintieron que, si bien la frecuencia de la actividad sexual había disminuido, su satisfacción con el sexo había aumentado.

Atribuyeron estos cambios positivos a una mayor confianza en sí mismas, un mayor conocimiento de sí mismas y mejores habilidades de comunicación a medida que envejecían.

Al examinar cómo respondieron las mujeres a los cambios negativos, identificamos 3 temas clave:

  • Indiferencia (pequeña proporción de mujeres)
  • Angustia (proporción moderada)
  • Adaptación (gran proporción)

Las adaptaciones informadas incluyeron el uso de lubricantes vaginales, alargamiento de los juegos previos, incorporación de otros tipos de sexo además del coito con penetración (estimulación oral y manual), probar otras posiciones sexuales, masturbarse más y fomentar el uso de tratamientos para la disfunción eréctil en sus parejas.

Además, algunas mujeres se adaptaron dando más valor a los aspectos emocionales del sexo (como la intimidad emocional) que a los físicos (como alcanzar el orgasmo).

Conclusión

Los cambios en la función sexual, como la disminución de la capacidad de respuesta, la sequedad vaginal, la disminución de la libido y la dificultad para alcanzar el orgasmo, son comunes a medida que las mujeres atraviesan la mediana edad.

Sin embargo, también se observaron cambios positivos, como una mayor satisfacción con el sexo. Muchas mujeres se adaptan a los cambios negativos modificando sus expectativas con respecto a la actividad sexual o cambiando las prioridades sexuales para mantener o incluso aumentar la satisfacción sexual general.

Los proveedores que atienden a mujeres de mediana edad deben preguntar sobre cualquier cambio en la función sexual durante las visitas de rutina.

Los profesionales deben reconocer que no todos los cambios son atribuibles a cambios biológicos y explorar los factores psicosociales e interpersonales, en particular la disfunción sexual de la pareja o la discordia en la relación.

Los proveedores también deben reconocer que las mujeres tienen una amplia gama de respuestas a los cambios en la función sexual con el envejecimiento, destacando la importancia de evaluar no solo la función sexual física, sino también la satisfacción sexual en general.

Bibliografía

Thomas HN, Hamm M, Hess R, Borrero S, Thurston RC. Changes in sexual function among midlife women: “i’m older. . . and I’m wiser.” Menopause 2016 23 :12 (1374).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies