Baja Excitación Sexual Femenina

La excitación sexual disminuida es un problema frecuente e importante en la mujer, y debe ser correctamente diagnosticado y diferenciado por un profesional de la sexología experimentado y cualificado.

Excitación sexual disminuida
La excitabilidad sexual es un componente esencial de la respuesta sexual femenina, un nexo entre el deseo y el orgasmo

Trastorno del interés – excitación sexual

La unificación de dos disfunciones sexuales femeninas –deseo sexual hipoactivo (DSH) y trastorno de excitabilidad (TE)- en una sola entidad: trastorno del interés – excitación sexual femenino (TIE) generó polémica en la segunda década del siglo XXI, incluso en los grupos de trabajo que participaron en la elaboración de los nuevos criterios diagnósticos de la DSM-V.

Nosotros, en su momento, nos sumamos a los profesionales, sociedades científicas y blogs de sexualidad que criticaron una decisión que no parecía lógica, pues se eliminaban dos trastornos clásicos de la clasificación diagnóstica más prestigiosa del mundo.

El nacimiento de un nuevo concepto

el nuevo concepto de trastorno por bajo interés - excitación de la mujer

A pesar de todas las quejas, el TIE surgió como un concepto que englobaba dos formas clínicas que hasta 2013 se habían considerado como distintas y con entidad propia, aunque muy relacionadas entre sí, y se definió por la ausencia completa o reducción significativa del interés sexual o la excitación sexual.

El trastorno del interés – excitación es una afección frecuente y compleja padecida por mujeres de todas las edades y culturas, que puede darse como consecuencia de uno o varios factores (biológicos, sociales, psicológicos, ambientales y hormonales).

Puede acompañarse de otros procesos, como trastornos del estado de ánimo, ansiedad, ataques de pánico, fobias o trastorno bipolar.

También es importante considerar que algunos recuerdos inconfesados o secretos pueden ocasionar inhibición del disfrute sexual, así como los asuntos o preocupaciones extramaritales.

La afección puede ser de por vida o adquirida, y su gravedad oscila de leve a moderada o grave. Asimismo, el trastorno puede ser situacional -que ocurre sólo en algunas circunstancias y no en otras- o generalizado -sin limitaciones aparentes-.

Aunque los estudios de prevalencia arrojan cifras dispares entre sí, se considera que la proporción de mujeres afectadas en mayor o menor gravedad por un cuadro de TIE oscila entre el 20 y el 40%, y es más alta en mujeres menopáusicas y en mujeres jóvenes con menopausia quirúrgica, en las que la prevalencia puede duplicarse.

El TIE se asocia a insatisfacción con la vida sexual, insatisfacción con la relación de pareja, a una menor iniciativa de sexo por ella, al menor inicio de sexo por su pareja, menor coito y orgasmo, menor masturbación que en la mujer no afectada por este trastorno, más emociones negativas y peores relaciones íntimas.

Criterios diagnósticos

Según la DSM-V, el TIE se diagnostica si tres o más de los siguientes síntomas se manifiestan en la mujer:

  1. Reducción o falta de interés en la actividad sexual
  2. Ausencia o disminución de fantasías y pensamientos sexuales o eróticos
  3. Inicio reducido o ausente de la actividad sexual y habitualmente no receptiva a los intentos de la pareja por iniciarla
  4. Excitación o placer sexual ausente o reducido durante la actividad sexual en casi todas o todas las ocasiones (aproximadamente 75%–100%) de la actividad sexual en pareja
  5. Excitación o placer sexual ausente o reducido en respuesta a cualquier invitación sexual o erótica, interna o externa (p. ej., escrita, verbal, visual)
  6. Sensaciones genitales o no genitales ausentes o reducidas durante la actividad sexual en casi todas o todas las ocasiones (aproximadamente 75%–100%) de la actividad sexual en pareja (en situaciones y contextos concretos o, si es generalizada, en todos los contextos).

Estos síntomas deben haber persistido durante un mínimo de seis meses, haber ocasionado un malestar significativo en la fémina, no se explican mejor por un trastorno mental no sexual o como consecuencia de una alteración grave de la relación (p. ej., violencia de género) u otros factores estresantes significativos, y no se pueden atribuir a los efectos de una sustancia/medicación o a otra afección médica.

Cuestionarios de autoevaluación

test sexuales

Entre nuestra selección de test de sexualidad puede acceder de forma gratuita a los test de libido y prueba de anorgasmia respectivamente, que le ayudarán a hacerse una idea del estado en que se encuentra su funcionalidad sexual y por ende, detectar a tiempo un trastorno del interés – excitación sexual femenina.

Casos reales

Baja excitabilidad y esclerosis múltiple

Padezco una condición de salud llamada esclerosis múltiple, entre cuyos síntomas se encuentran el poco apetito sexual y la dificultad para tener un orgasmo.

Mi esposo hace lo que puede pero se me hace imposible llegar al clímax. Quiero saber cómo se pueden mejorar estas dos disfunciones sexuales para así tener una vida sexual plena.

Hemos leído libros sobre el tema y también hemos acudido a sesiones de formación en sexualidad, pero nos sentimos incapaces de resolver  el problema.

Estos problemas se presentaron desde antes de conocer mi diagnóstico. Quiero saber si hay algún producto en el mercado que podamos utilizar.

Deseo resolver mi problema pues temo que mi esposo se canse de mi falta de deseo sexual y consiga fuera lo que no tiene en casa.

He comprado pequeños juguetes eróticos que puedan hacerme lograr un orgasmo, y aún así se me hace bien difícil.

También he comprado lencería para ver si de esta manera logro estimularme y poder tener un encuentro sexual maravilloso.

Mi esposo siempre queda satisfecho pues ya que no me centro en mí por no poder sentir un orgasmo, y le doy todo a él.

Actualmente estamos teniendo muchos problemas por pequeñeces que nos hacen difícil el convivir sin una discusión.

Pienso que tal vez se deba a que él sienta que tengo sexo con él sólo para complacerlo y no porque le amo. ¿Será beneficioso incluir películas pornográficas en nuestros juegos preliminares, hacer uso de cremas estimulantes, juguetes sexuales?

Pero también temo que al hacer esto él se sienta ofendido y crea que mi falta de deseo y el no lograr un orgasmo sea porque no me estimula lo suficiente. Necesito urgentemente ayuda para mis problemas sexuales.

Lesbiana pierde excitación sexual

Jamás tuve problemas para tener orgasmos, los tenía prácticamente en cada relación sexual con una compañera o a solas. Hace un año y medio aproximadamente entablé una relación seria y estable con una mujer mayor que yo.

Ella manifestaba no tener orgasmos, y de hecho, me evadía constantemente. Con muchísima paciencia logramos que tuviera un mayor apetito sexual y orgasmos en cada relación, a pesar de ser muy esporádicas.

A pesar de que mejoramos enormemente, siempre me acusó de ser insaciable (yo la deseaba mucho) y de ser la que mayor apetito tenía de sus parejas anteriores.

Esto fue molestándome hasta el punto de decidir no tener más sexo. Esta resolución duraba sólo unos días, pero la tomé más de una vez. Finalmente, hace aproximadamente un mes dejé de sentir deseo.

Casi enseguida también, y por primera vez en mi vida, dejé de sentir orgasmos. No sé qué me ocurre, simplemente me quedo en algún nivel de la excitación y lubrico normalmente, pero no puedo llegar al clímax.

Ella se ha dado cuenta, pregunta qué ocurre, y sencillamente no se lo puedo decir, porque no lo sé.

Jamás he estado en esta situación antes, e incluso he empezado a esquivarla, en lo que a lo íntimo se refiere, para no tener que estar en la posición de hacer el amor, cosa que antes me fascinaba, jamás decía que no y siempre decía que sí; ahora solamente es estresante, porque estoy casi segura de que no voy a tener orgasmos.

De antemano quisiera agradecer cualquier orientación que pudieran darme, no sé de donde ha salido este bloqueo y porqué tan repentinamente; es como si me hubiesen desconectado.

Educación estricta como causa

Me cuesta mucho excitarme. Mi problema viene desde el noviazgo, cuando por cuestiones religiosas me sentía culpable al tener relaciones sexuales.

Cuando me casé la cuestión no mejoró en lo mas mínimo, y me siento muy mal, frustrada por no poder disfrutar al hacer el amor.

Tengo 23 años, estoy casada hace 1 año y medio, y mi problema es falta de deseo sexual; en ningún momento me dan ganas de tener contacto sexual con mi esposo, al cual amo intensamente, y él también me ama.

En este año y medio hemos tenido unas 4 relaciones sexuales y estas han sido insatisfactorias para mí, pues no llego al orgasmo.

Mi esposo también se siente mal, me dice que no tiene autoestima y me busca constantemente, pero yo no cedo para tener relaciones con él, porque no me siento bien, y no quiero caer en hacerlo por compromiso

Cuando a veces empezamos con el jugueteo sexual, yo cedo para que me toque, y no me excito ni me lubrico nada (me veo frígida); cabe mencionar que antes por lo menos sí me excitaba, aunque no disfrutaba de las relaciones sexuales por la cuestión religiosa que antes mencioné.

Por la culpa que sentía por no seguir los lineamientos de mis papas respecto a la moral y la religión -la castidad hasta el matrimonio-, y de hecho, la primera vez que tuvimos relaciones realmente yo no estaba convencida de tenerlas, pero al fin lo hice.

Me quedé embarazada y la nena tiene 1 año de edad; actualmente aún estoy dando de mamar, y sé que la prolactina elevada disminuye la dopamina, que es la hormona del placer, pero no sé hasta que punto es normal.

Mi esposo ha sido paciente pero ambos estamos preocupados por mi tendencia a ser frígida anorgásmica.

Baja excitación tras histerectomía

Tengo 47 años. Cuando cumplí 45 me sometí a una cirugía de histerectomía radical completa. Con diagnóstico de endometriosis muy severa. A los 42 me realizaron laparoscopia y me quitaron una parte de los ovarios, un mioma y me limpiaron la matriz por endometriosis.

Me casé a los 46 y mi vida sexual es muy difícil, pues no tengo lubricación natural y mi cuerpo no se excita como antes. Quisiera encontrar la manera de volver a excitarme, quiero tener una vida sexual normal con mi esposo. Él se siente absolutamente rechazado y yo creo que esto puede terminar en fracaso matrimonial.

Desde que me operaron estoy tomando Enjuvia® tabletas 0.625 mg una diaria, no he dejado de tomarla desde que me intervinieron. Desde hace 3 meses he tenido que controlar mi peso, ya que he notado que estoy subiendo de peso a pesar de que hago ejercicio y como con una dieta equilibrada.

Nunca tuve hijos, nunca he fumado, no bebo, hago ejercicio todos los días. Fui operada en Houston, Texas. Nunca he tenido enfermedades de ningún tipo, no soy alérgica a nada, me desempeño en mi trabajo normalmente como jefe de shipping en la compañía en la que trabajo.

Quisiera saber si existen alternativas para tener una vida sexual con mi pareja, si es posible llegara tener relaciones sexuales normales. Creo que emocionalmente me afecta no poder dar a mi pareja la satisfacción normal de un matrimonio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies