fbpx

Le gusta otra

Si usted constata que a su pareja le gusta otra mujer, la situación puede evolucionar hacia el sexo extramarital, un término que expresa la ejecución de una conducta sexual hacia una persona externa a la relación estable, y que puede generar un conflicto que requiera solución a través de una terapia de pareja, a veces con urgencia.

Desea a otra mujer
Cuando se sospecha que él desea a otra mujer es preciso constatarlo, comunicarse y evitar precipitarse hacia un juicio o decisión inadecuados

A veces, se trata de una duda infundada, fruto de no sentirse deseada tras una racha sin sexo o una escasa compatibilidad erótica.

Estos casos se producen cuando existe un déficit en la comunicación, fruto de una pobre educación sexual y relacional, y susceptible de ser mejorada mediante formación específica a través de cursos o libros especializados.

Sugerimos realizar este test de satisfacción en la relación de pareja como ayuda para evaluar el riesgo de sufrir un conflicto por terceras personas.

Además, lo que desde hace siglos e incluso milenios hasta hace pocas décadas se ha considerado como moralmente inaceptable e incluso legalmente punible en la mayoría de las sociedades del mundo, hoy en día se reconoce en occidente como una opción lícita e incluso “de moda”, a menudo promovida en la literatura, cine y medios de comunicación masiva.

Dentro de la infidelidad existen dos modalidades claramente diferenciadas, que se describen y analizan en este artículo. En general, la expresión “poner los cuernos” o “poner el cuerno” se refiere a la modalidad en la que el/la no existe un consenso ni un consentimiento para mantener relaciones paralelas.

Qué hacer si le gusta otra

A continuación exponemos 5 consejos para saber qué hacer al sospechar o constatar que la pareja desea a otra mujer:

Ante todo, calma

Tomárselo con la mayor calma y ecuanimidad posible y asegurarse de forma fidedigna de que realmente ha ocurrido.

Preguntas que hacerse

Analizar el tipo de relación que verdaderamente se tiene con la pareja: estable, no estable, esporádica, liberal, poliamor, comprometida, no comprometida, matrimonio, etc.

Una vez que se determine la modalidad de relación y su grado de compromiso, hacerse esta pregunta: ¿encuadra el sexo con terceros dentro del tipo de relación que tenemos actualmente?

Activar la comunicación

Conversar profundamente con la pareja para comprender porqué ha ocurrido el episodio. En nuestra experiencia y en la de muchos sexólogos/as y terapeutas de pareja la clave para solucionar los problemas relacionales (sexuales o no) estriba en mejorar las habilidades de comunicación.

Pero para ello, a menudo se requiere de un/a terapeuta sexual y de pareja con cualificación y experiencia, que asesore y apoye durante el proceso de recuperar la chispa de la pasión.

reservar cita con sexólogo online

Terapeuta sexual y de pareja

Aprovechar la oportunidad

Evitar la autodestrucción emocional y el desplome de la autoestima a todos los niveles. Nosotros hacemos hincapié en el área emocional, la autoimagen y de capacidad sexual.

Asimismo, tenemos experiencia en atender a las personas que requieran apoyo y asesoramiento para convertir un episodio de “cuernos” en un revulsivo vital para la relación de pareja o simplemente para uno/a mismo/a.

Pensarlo bien y Decidir

Tomar una decisión al respecto. Una vez que se siguen los 4 pasos anteriores debe tomarse una decisión. También en esta fase puede solicitarse la asesoría de un experto.

Cuando acudir a “Urgencias”

En todos los caso, si la sospecha y sus consecuencias no se resuelven, es necesario pedir ayuda a un profesional.

¿Por qué? La mujer entra en un estado de sufrimiento del que es más o menos consciente, que desestabiliza el equilibrio emocional de la relación.

Se entra así en un círculo vicioso de consecuencias negativas que arrastra e forma inevitable a la ruptura o a un sinsentido que aboca al rencor, frustración, pérdida de autoestima y por tanto, a la disfuncionalidad relacional y familiar.

le gusta otra

A veces, los casos reales ilustran más que los consejos sobre cuáles pueden ser las consecuencias de la desconfianza, o de una infidelidad real, si no se pone remedio a tiempo.

He aquí una selección de los muchos y diversos testimonios que nos permiten publicar los usuarios y usuarias que nos piden ayuda a través de esta web de sexualidad.

Le gusta otra. Casos reales

Le gusta su mejor amiga

Tuvieron sexo justo antes de conocernos

creo que tiene una amante

Tengo un año con mi enamorado, el ritmo sexual bajó a los meses de vivir juntos, él es muy callado, ingeniero de sistemas y acostumbrado a vivir con la computadora.

Sólo tenía una mejor amiga, de la que me sentía celosa y luego supe que tuvieron sexo poco tiempo antes de conocernos, y él la quería seguir viendo porque era su mejor amiga, y siempre negó que hubo algo, sino sólo para proteger su amistad y la relación.

Eso desencadenó desconfianza y un tipo depresión en mí; cada vez que nos peleábamos se lo sacaba en cara, y pensaba que si algún día pasaba algo no me lo iba a contar.

Continuamos a pesar de mi sufrimiento

Sufro porque le gusta otra

Me torturaba sola, pero poco a poco pensé que lo iría superando, y a pesar del sufrimiento que pasé durante todo el año, la relación prosperó.

Por un lado, nos queremos mucho, pero creo que este año he estado muy regañona y como en guardia, también pidiéndole un detalle tras otro, ya que le gusta pasar mucho tiempo en la computadora.

Aun así, tratamos de llegar a un equilibrio, pero estuvimos hablando y aunque nos queremos mucho los dos, concluimos que el sexo no ha sido bueno.

Él ha puesto de su parte

no dejo de pensar en que desee a otra

Creo que le han apagado las ganas mi forma de ser, he sido muy intensa y acaparadora. Quizás, diciéndole una cosa u otra sobre la relación, pidiéndole un poquito más, él ha puesto de su parte, y esa es la razón por la que también seguimos.

Sin embargo, el sexo fue disminuyendo desde los meses que empezamos a vivir juntos, por las peleas y demás… Y ahora que él tiene ganas de tener sexo, se bloquea conmigo, no quiere o no puede tener sexo conmigo, y eso le frustra, porque me quiere y no desea terminar la relación.

A mí me da pena por qué lo quiero mucho y estos últimos días he sido consciente de lo que hemos vivido, me he dado cuenta de que hay sentimientos que no he podido controlar o cosas que le he dicho…

Queremos ir a terapia de pareja

Normalmente soy relajada y disfruto mi relación, pero este año ha sido de estrés porque quería intentarlo, pero no superaba que él me pudiera ocultar algo.

Eso me hacía sufrir, pero hemos conversado y en la balanza las cosas lindas pesan más; queremos poner de nuestra parte para que la relación surja y entendamos nuestras diferencias, queremos ir a terapia de pareja.

Él me ama, pero no me desea, y encontré esta página; espero me puedan ayudar, muchas gracias.

Me puso los cuernos

Nuestra relación iba bien

todo iba bien hasta que llegó la otra

Hola. Mi pareja no tiene interés sexual en mí. Nos conocimos hace 1 año y medio y saltó enseguida la chispa. Nuestra relación era fantástica en todos los aspectos. Teníamos una vida sexual satisfactoria y divertida. Aparte, yo soy asesora de juguetes eróticos y conmigo ha probado cosas nuevas para él que desconocía y le encantaban.

Yo padezco de Fibromialgia y Fatiga Crónica en grado severo; eso él ya lo sabía antes de empezar nuestra relación, y a veces me dan brotes de dolor que pueden durar unas semanas, en las que estoy más susceptible.

Los 7 u 8 primeros meses genial. Al mes vivíamos juntos en casa de mis padres, pues no nos podíamos permitir un alquiler y los dos lo deseábamos, incluso parecía que a él le entusiasmaba incluso más que a mí.

En los 3 últimos meses del año pasado yo tuve un brote bastante fuerte; no dejamos de tener sexo, pero no era tan seguido y yo me encontraba más irritable.

Él es un chico con una personalidad muy cambiante y un poco inestable (así era su padre también).

Le empecé a notar distante

Yo a él le notaba distante y raro y le insistía en dialogar sobre qué era lo que le pasaba, pero se enfadaba y me decía que eran paranoias mías, hasta que dejé de intentar dialogar sobre eso.

Tenía alguna sospecha de que podría existir otra chica en su vida por su comportamiento de ocultar el móvil y no soltarlo nunca, cosa que anteriormente jamás había hecho.

Además, siempre había sido muy celoso si amigos del pasado me escribían o si mi ex contactaba conmigo por alguna cuestión pendiente; se ponía muy celoso antes, pero también había dejado ese comportamiento de lado…

Le descubrí un WhatsApp sospechoso

Justo la noche de Fin de Año del año pasado le descubrí un mensaje (cariñoso de más) hacia una compañera de trabajo. Él ese día estaba enfermo y apenas me dio a mí un beso para celebrar el año nuevo.

Me tachó de neurótica diciéndome que era simplemente una felicitación. Pero su conducta con proteger su móvil continuó, haciéndome sospechar cada vez más.

La primera semana de febrero falleció su padre inesperadamente de un ataque al corazón. Yo estuve 100% con él en todo momento.

Le pillé in fraganti

Justo pasada esa semana pude descubrirle la infidelidad con esa compañera de trabajo; no tuvo más remedio que reconocerlo, y se mostró muy arrepentido.

Me argumentó que en las últimas semanas del año donde yo estuve peor se encontró falto de cariño y de deseo y que por eso lo hizo, pero que me amaba y me quería a mí.

Se le juntó la muerte de su padre con el descubrimiento de su infidelidad y decidió separarse de todo (incluida yo) pues yo evidentemente me sentía dolida y traicionada.

Siempre nos habíamos prometido que antes de ser infieles dejaríamos la relación. Él me reconoció que la otra chica cariño no le aportaba, pero supongo que sí le hacía sentirse deseado y fue una relación en torno al sexo, aunque él le mandaba mensajes tipo “siento cosquillas cuando sé que voy a verte”… Cosas de este tipo.

Le perdoné pero…

Aun así, fui yo la que tomé la iniciativa de pedirle una reconciliación y perdonarle.

Además, mi “chip” cambió involuntariamente 100%, volví a ser cariñosa, afectiva y con mucho apetito sexual. La primera semana después de volver juntos tuvimos buen sexo, pero hasta ahí llegó (como si fuese el sexo de la reconciliación)…

No me busca, no me besa apasionadamente; solo un besito de buenas noches y ya… Yo lo he intentado provocar y buscar en este tiempo, pero encuentro rechazo por su parte.

Incluso en 4 ocasiones en estos 2 meses le he despertado por la noche como siempre me había pedido pidiéndole sexo y me ha dado un argumento de poco peso y se ha puesto a dormir; en una ocasión prefirió dormirse y que yo me masturbase sola.

Nuestra relación ha empeorado

sufriendo por la otra mujer

He intentado dialogar con él, en cada ocasión termina en pelea y su argumento es que no le entiendo ni comprendo, que está muy deprimido por el fallecimiento de su padre, cosa que comprendo, pero también tiene días buenos donde está divertido y sonriente, pero entonces tampoco me busca ni me sigue el juego.

Ahora no puede decirme que está cansado pues está de baja desde que su padre falleció y sus argumentos son los problemas económicos, que hay días que está triste… Eso lo puedo entender. Pero en cambio cuando estamos con gente está feliz, divertido, se ríe…

Nuestra relación puede ser monótona al igual que la de otra pareja donde los dos trabajen, por ejemplo… Le he preguntado si me quiere, si le sigo atrayendo, si sigue enamorado y su respuesta es sí a todo.

Actualmente no creo que haya otra mujer pues está conmigo todo el tiempo.

No me encuentro bien

Pero hay algo de lo que estoy bastante segura… Si conociese a una chica como en la otra ocasión con la que solo tuviese que reírse, le hiciese sentir atractivo y deseado (aunque yo se lo digo y demuestro) y no conllevara los problemas de cualquier relación estable, sí mantendría sexo con ella como para desconectar.

Porqué serían todo risas, conquistarse, la sensación esa de deseo… Esto me produce mucha tristeza al pensarlo y no me ayuda en mi autoestima, la cual se hundió mucho con la infidelidad.

Tengo 2 “amigos” con los que tuve encuentros antes de conocerle que conocen mi situación y los dos me han dicho que muchos hombres quisieran tener relaciones conmigo (a pesar de que para nada soy una chica “prototipo 10”) pero por mi carácter en la cama y que soy muy abierta en ese ámbito dicen que ellos lo piensan y siguen sintiendo deseo por mí (son chicos más mayores).

Ambos me han dicho que desearían tener de nuevo relaciones esporádicas conmigo. Pero yo no quiero engañar a mi pareja.

No obstante, también tengo necesidad de sentirme mujer, de sentirme deseada, de ser el foco de atención de un hombre. No sé qué más hacer. ¡Ayuda por favor!

Creer que a él le gusta otra: desconfianza, celos, inseguridad, baja autoestima, disminución de la libido, depresión, angustia… ¿Son las causas o las consecuencias de una presunta infidelidad mental de él?

Nota aclaratoria sobre las imágenes

*Atención: las imágenes de este post son de dominio público y sirven para ilustrar el texto. Las personas que en ellas aparecen no tienen ninguna relación con el argumento del presente artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies