fbpx

Mira a otras

Si tu pareja masculina tiende a mirar a otras o ve fotos de mujeres en Instagram, Facebook, Tinder u otras redes sociales, no eres la única.

mira a otras

El voyeurismo en redes sociales es una tendencia creciente en nuestros días que se ha convertido en un lamentable hábito en personas de ambos sexos, y que resulta una amenaza encubierta para la pareja estable por varias razones que explicaremos en este artículo.

El Voyeurismo social. Una epidemia

Las redes sociales se han convertido en una plataforma ideal para fomentar la autosexualización y cosificación del ser humano.

Voyeurismo y exhibicionismo se conjugan para que los algoritmos de los motores de búsqueda de estas redes aumenten el alcance de las publicaciones de contenido erótico en el que usuarios y usuarias se exhiben en actitud provocativa, convirtiéndose en una especie de “objeto del deseo” con potencial de “enganchar”, o más bien de obsesionar no sólo al espectador, sino también a el/la protagonista del espectáculo morboso, lascivo y exuberante en el que se ha convertido esta tendencia.

De hecho, cada vez son más visibles los casos de personas de cualquier edad que sufren verdaderos cuadros de angustia y ansiedad en relación con frustraciones procedentes de la interacción social por Internet.

El caso más común es la persona obsesionada con el número de “Me Gusta” o el alcance de sus publicaciones. Si no recibe el esperado “alimento” para su ego, la persona se frustra, se desanima e incluso se siente despreciada.

Inconvenientes del Voyeurismo

mi novio mira a otras chicas

Este voyeurismo social somete al varón a una excitación sexual larvada que conlleva un desgaste fisiológico: cambios en la presión arterial y en la frecuencia cardiaca, aumento de la tumescencia del pene, variaciones en el Antígeno Prostático Específico (PSA), pulsos de testosterona, y activación / desactivación de diversas regiones cerebrales.

Asimismo, promueve en los espectadores las tendencias estéticas modernas, puede influir en sus preferencias y por tanto, reducir el deseo hacia la propia pareja, en la medida en que ésta se aleje del estereotipo del momento.

Por ejemplo en las primeras décadas del siglo XXI se promovió la voluptuosidad y la exageración de los caracteres sexuales de hombres y mujeres -a menudo deformados de forma quirúrgica para lograr este efecto-, en detrimento del ser humano saludable y con una belleza natural.

Si crees que este hábito os está afectando a ti y/o a tu pareja, pídenos consejo cuanto antes. Te proporcionaremos una solución personalizada mediante la modalidad de atención que elijas.

La solución: “Bajar la Mirada”

En nuestro libro Más Control y Potencia Sexual se describe el método tradicional más útil para contrarrestar los efectos del “voyeurismo social”.

Se basa en evitar el desgaste inevitable relacionado con el juego de exhibicionismo – voyeurismo, a través del pudor y la discreción.

Él mira a otras mujeres

A continuación presentamos una serie de testimonios reales recogidos en nuestro blog de sexualidad. Se trata de hombres y mujeres que se quejan de una indeseable costumbre de sus parejas: mirar sin recato ni disimulo a otras personas del sexo opuesto, tanto en la vida real como el la virtual.

Mi novio mira fotos de mujeres en Instagram

voyeurismo social

Tengo 19 años y mi novio 23, tenemos una relación aproximadamente hace 2 años pero hace más o menos 7 meses le revisé el celular y encontré en la galería fotos de muchas mujeres desnudas y semidesnudas, y él tiene cuenta falsa en Instagram donde solo sigue a mujeres operadas, mostrando y casi desnudas.

Desde que comenzamos todo lo nuestro tenemos una sexualidad súper activa. Yo le dije que no me gustaba que tuviera esas mujeres en la galería.

Me respondió que eran capturas de pantalla de mujeres de las redes sociales y de páginas, pero que no se las enviaban ellas mismas.

Yo le insistí de muchas maneras: llorando, suplicándole, con cartas de amor y de muchas más formas…

Luego él tomó de pronto una buena actitud para hablar del tema pero no me explicó nada… Tan sólo acordamos que las viera, pero que no las tuviera ahí en la galería.

Ahora resulta que sigue haciendo lo mismo, y yo no sé si eso sea normal. ¿Qué debo pensar? ¿Qué debo hacer? Necesito, por favor, la ayuda de un sexólogo.

Nota legal

Todas las fotos de este artículo son de dominio público (pexels.com) y los personajes que aparecen no se corresponden con los de los verdaderos protagonistas de los casos reales que exponemos, cuyos nombres y otras características se han cambiado para asegurar el anonimato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies