Subir testosterona ¿posible?

Está de moda en varones jóvenes y mayores la adquisición de suplementos dietéticos y la puesta en práctica de determinadas medidas “naturales” para aumentar los niveles de testosterona.

aumentar testosterona
Los andrógenos mejoran la masa muscular, el rendimiento sexual y otras cualidades magnificadas por la sociedad actual

Aumentar testosterona | Mitos y verdades

Tras revisar la literatura científica sobre las sustancias y medidas que pretenden incrementar los niveles de testosterona, exponemos a continuación una serie de aclaraciones basadas en las evidencias actuales, con el fin de acabar con la dispersión generada en Internet por páginas poco fiables, pero con puestos muy elevados en los resultados de los principales buscadores.

Nuestra intención es orientar correctamente a los usuarios que pretendan mantener sus andrógenos dentro de unos niveles óptimos a pesar del inevitable paso de los años.

La aromatización androgénica

Los estrógenos no son exclusivos del género femenino, también se generan en los varones a niveles circulantes moderados (25-70 pg/ml), en comparación con la producción estrogénica femenina (44 a 153 pg/ml).

A través de un mecanismo bioquímico denominado “aromatización de la testosterona”, se produce estradiol (E2), un estrógeno con muchas funciones fisiológicas opuestas a los andrógenos.

De ahí que la disminución progresiva de testosterona asociada al envejecimiento masculino se relaciona con aumento relativo y/o absoluta del estradiol sérico.

Aunque está claro que el déficit de testosterona contribuye a la aparición de disfunción eréctil y baja libido en el varón, no está claro aún que unos altos niveles de estrógenos se relacionen de forma independiente con una baja potencia sexual, pues los ensayos clínicos que se han realizado hasta el momento sólo incluyen varones con bajos niveles de testosterona.

Se necesitan nuevas investigaciones en las que se incluyan individuos con niveles de testosterona normales en presencia de altas concentraciones de estrógenos circulantes para poder evaluar el papel de los estrógenos per sé como un factor de riesgo independiente de disfunción eréctil.

A continuación, pasamos a exponer qué respaldo científico real tienen actualmente ciertas afirmaciones que circulan por Internet, ciertas tiendas nutricionales y algunos gimnasios.

A evitar

Autoadministración de anabolizantes

Condicionados por la moda de lucir una musculatura desarrollada, cada vez más a menudo, deportistas aficionados -sobre todo jóvenes- caen en la trampa de ingerir de forma más o menos continuada sustancias químicas precursoras de andrógenos, como los esteroides anabolizantes, sin tener en cuenta el alto riesgo de padecer terribles efectos secundarios, a veces irreversibles.

Asimismo, debemos alertar que en algunas tiendas de suplementos deportivos y en algunos sitios de Internet se venden estos preparados sin receta médica, lo que nos parece una barbaridad que debería ser perseguida y castigada con la ley.

Queremos dejar absolutamente claro que no deben ingerirse estas sustancias sin prescripción médica.

Fitoestrógenos o isoflavonas de soja

En concreto: 7-isopropoxi-isoflavona o iproflavona y 5-metil 7-metoxiisoflavona. Estos fitoestrógenos son estructural y funcionalmente similares al estradiol y más potentes que los productos químicos estrogénicos ambientales, tales como los compuestos organoclorados y fenólicos.

En estudios con animales, se ha observado una relación directa entre la ingesta de fitoestrógenos con la disminución de andrógenos y la disfunción eréctil.

A la luz de esta evidencia, es importante confirmar esta amenaza para la salud sexual de los hombres a través de estudios epidemiológicos de prevalencia y bien diseñados.

Asimismo, tienen cierta efectividad para aumentar la densidad de la masa ósea en la mujer porstmenopáusica y prevenir la osteoporosis postmenopáusica.

Sin embargo, estudios en ratas concluyen que no puede asegurarse que posean un efecto anabólico y, si bien su potencia hormonal es una clara ventaja para las mujeres, la posibilidad de efectos perjudiciales, tales como el deterioro eréctil en los homólogos masculinos, requiere considerable atención.

También cabe reseñar que mientras los altos niveles de isoflavonas en sangre y orina por el consumo de alimentos ricos en soja se relaciona con una menor prevalencia de sofocos en mujeres menopáusicas de Japón en comparación con Europa o América del Norte, la posibilidad de que estos compuestos puede ocasionar efectos hormonales tóxicos en los hombres no puede ser ignorada.

Sustancias con fama

Una reciente revisión sistemática ha demostrado que las siguientes sustancias no deben recomendarse para aumentar la testosterona en humanos. Se les ha asignado un grado D de recomendación (moderada evidencia para recomendar en contra de la intervención): pimienta de cayena, diindolilmetano, magnesio, hoja de ortiga, extracto de zarzaparrilla y vitamina B6.

Lo inútil

En el siguiente apartado se exponen las medidas que han demostrado un grado de recomendación C: la evidencia científica disponible es conflictiva y no permite hacer recomendaciones a favor o en contra de la intervención; sin embargo, otros factores podrían influenciar en la decisión.

Ecdisteroides

En concreto: (20-Hidroxi Ecdisterona). A pesar de su fama y participación en varias combinaciones de sustancias que se venden como suplementos con supuestas propiedades para desarrollar la fuerza y virilidad, sólo se ha investigado en animales y su mecanismo de acción es desconocido.

Dormir más horas

Aunque los niveles de andrógenos se incrementan durante el sueño, no está demostrado que dormir más horas aumente por sí mismo los niveles de testosterona.

Zinc

En una revisión sistemática de la terapia de pacientes con insuficiencia renal se vio que el zinc por vía oral provocaba un aumento de los niveles de testosterona, pero no producía ningún efecto si se administraba por diálisis.

Maca

Aumenta la libido, la vitalidad y la calidad del semen pero no se sabe exactamente su mecanismo de acción, pues en realidad parece no afectar a los niveles de testosterona ni de otras hormonas.

Otras sustancias con fama

Aspartato, boro, L-Arginina, L-Citrulina y fenogreco (Trigonella foenum-graecum) han demostrado un nivel de recomendación C en una reciente revisión sistemática.

Lo que sí funciona

Eurycoma longifolia (tongkat ali)

tongkat ali

Compra segura en Amazon

Es una planta con flores originaria del Asia del Pacífico utilizada tradicionalmente por sus propiedades antipalúdicas, afrodisíacas, antidiabéticas, antibióticas y antipiréticas.

En la actualidad se considera que hay un grado de recomendación A (buena evidencia científica) en su empleo para el aumento de la testosterona.

Tribulus

tribulus terrestris

Compra segura en Amazon

Aunque un limitado número de estudios en animales muestran un aumento significativo en los niveles de testosterona en suero tras la administración de Tribulus terrestris, hasta hace poco este efecto sólo se había observado en seres humanos cuando el extracto se administra combinado con otras sustancias formando parte de un suplemento.

No obstante, una reciente revisión sistemática ha concluido que existe un grado de recomendación A para utilizar el Tribulus a solas para elevar los niveles de testosterona.

Mucuna pruriens (grano de terciopelo)

Leguminosa tropical que se encuentra en África tropical, India, Caribe y Ecuador. Entre otras cualidades, posee un grado de recomendación B (evidencia científica moderada) para incrementar los niveles de testosterona.

Evitar síndrome metabólico

El síndrome metabólico comprende la hipertensión arterial, la obesidad, la dislipemia y la resistencia a la insulina y se asocia con otros trastornos, que incluyen la deficiencia de andrógenos y el hipogonadismo de inicio tardío, comúmente conocido como Andropausia.

Los hombres con síndrome metabólico tienen un riesgo mayor de desarrollar déficit de andrógenos, y un cribado rutinario de testosterona se aconseja en esta población.

El tratamiento directo del síndrome metabólico, ya sea por la dieta, el ejercicio o la cirugía, puede mejorar los niveles de testosterona. Asimismo, la terapia de reemplazo con testosterona ha demostrado mejorar los parámetros del síndrome metabólico en múltiples ensayos clínicos aleatorizados controlados.

Autor de la publicación: © Antonio Ferrández Infante. Reservados todos los derechos. No se autorizan copias de este artículo sin previa autorización del editor de SexologoMedico.com. Atención: denunciamos plagios y copias no autorizadas.

Bibliografía

  • Kuchakulla, M., Narasimman, M., Soni, Y. et al. A systematic review and evidence-based analysis of ingredients in popular male testosterone and erectile dysfunction supplements. Int J Impot Res (2020).
  • Srilatha B, Adaikan PG. Endocrine milieu and erectile dysfunction: is oestradiol-testosterone imbalance, a risk factor in the elderly? Asian J Androl. 2011 Jul;13(4):569-73.
  • Trivedi R, Mithal A, Chattopadhyay N. Anabolics in osteoporosis: the emerging therapeutic tool. Curr Mol Med. 2010 Feb;10(1):14-28.
  • Qureshi A1, Naughton DP, Petroczi A. A systematic review on the herbal extract Tribulus terrestris and the roots of its putative aphrodisiac and performance enhancing effect. J Diet Suppl. 2014 Mar;11(1):64-79.
  • Vecchio M, Navaneethan SD, Johnson DW, Lucisano G, Graziano G, Querques M, Saglimbene V, Ruospo M, Bonifati C, Jannini EA, Strippoli GF. Treatment options for sexual dysfunction in patients with chronic kidney disease: a systematic review of randomized controlled trials. Clin J Am Soc Nephrol. 2010 Jun;5(6):985-95.
  • Daly RM, Duckham RL, Gianoudis J. Evidence for an interaction between exercise and nutrition for improving bone and musclehealth. Curr Osteoporos Rep. 2014 Jun;12(2):219-26.
  • Daly RM, Duckham RL, Gianoudis J. Evidence for an interaction between exercise and nutrition for improving bone and musclehealth. Curr Osteoporos Rep. 2014 Jun;12(2):219-26. doi: 10.1007/s11914-014-0207-2.
  • Oliva A, Giami A, Multigner L. Environmental agents and erectile dysfunction: a study in a consulting population. J Androl. 2002 Jul-Aug; 23(4):546-50.
  • Winter AG, Zhao F, Lee RK. Androgen deficiency and metabolic syndrome in men. Transl Androl Urol. 2014 Mar;3(1):50-8.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies