Test de vaginismo

Este test de sexualidad está diseñado para ayudarle a saber si padece Vaginismo o Trastorno de dolor genito-pélvico/penetración. Se basa en la clasificación de enfermedades DSM-V*, y su carácter es exclusivamente orientativo e informativo.

Test vaginismo
Cuestionario de ayuda para detectar la presencia de vaginismo

Le invitamos a responder estas 5 preguntas. Su respuesta debe reflejar con sinceridad los resultados de su actividad sexual en los últimos 3 meses:

Test para detectar vaginismo

1. ¿Tiene dificultades para la penetración o el coito le resulta imposible?

 
 

2. ¿Presenta miedo/ansiedad intensa, en anticipación al dolor, antes, durante o como resultado de la penetración vaginal?

 
 

3. ¿Padece dolor en pelvis o en el área vulvovaginal durante el intento de penetración o la penetración vaginal?

 
 

4. ¿Sufre una marcada tensión o contracción de los músculos del suelo pélvico durante el intento de penetración vaginal?

 
 

5. ¿Evita mantener relaciones sexuales por miedo al dolor o al fracaso?

 
 

Por favor, tras pulsar el botón “Enviar” espere hasta que aparezca su puntuación (en color verde).

Advertencia: el cuestionario es exclusivamente orientativo e informativo. Una ayuda para la detección de vaginismo. Este test nunca sustituye la visita en persona a un médico sexólogo, la acción más recomendable para la valoración de toda disfunción sexual.

reservar cita con sexólogo online

Terapeuta sexual y de pareja

Cuando sospechar Vaginismo

Suscribirse aquí para ver más vídeos

Detectar ciertas reacciones de su cuerpo y mente frente a determinados estímulos permite sospechar la presencia de disfunción sexual. Los siguientes problemas son indicativos de vaginismo, especialmente si tiene más de uno:

Problemas para insertar un tampón

Para muchas mujeres con vaginismo, es muy difícil insertar un tampón, por pequeño que sea. Es posible que sienta como si el tampón estuviese golpeando una pared, y es probable que sienta dolor y posiblemente incluso más resistencia física si persiste en el intento de inserción.

La idea de la penetración genera ansiedad

Si siente ansiedad al pensar en la penetración vaginal, es muy probable que tenga vaginismo. En este caso será útil tratar de comprender las causas que hay detrás de esta disfunción sexual.

Espasmos en los músculos del suelo pélvico.

Uno de los principales síntomas del vaginismo es la tensión involuntaria de los músculos vaginales. Los espasmos y las contracciones son dolorosas y, en algunos casos, las mujeres pueden desarrollar lo que se conoce como “suelo pélvico hipertónico”, que también puede provocar estreñimiento, necesidad urgente de ir al baño y dolor pélvico.

Coito difícil, doloroso o imposible

Debido a las contracciones musculares y los espasmos, las relaciones sexuales pueden provocar dolor y frustración en la mujer y su pareja, quien puede desarrollar inseguridad debido a su incapacidad para penetrarla.

La mujer puede excitarse y tener orgasmos en el clítoris, pero aún así no podrá tener relaciones sexuales completas.

Exploración ginecológica difícil, dolorosa o imposible

Los intentos de penetración con un dedo o un espéculo pueden provocar ardor o dolores punzantes. Por tanto, los exámenes pueden resultar difíciles o incluso imposibles.

Prueba para detectar Vaginismo

El examen para el vaginismo que se ofrece en esta página debe seguirse de una entrevista y exploración en persona para confirmar el diagnóstico, pero ello no merma su enorme utilidad.

Una elevada proporción de mujeres, en especial jóvenes, experimentan la incapacidad de ser penetradas por su pareja, lo que causa frustración, confusión y una sensación de alarma, sobre todo si se desea descendencia.

Realizar este test ayuda a aclarar las ideas y concede la oportunidad de iniciar la superación del vaginismo con un cierto nivel de conocimiento. Estar bien informada es de gran ayuda si se sufre cualquier disfunción sexual.

Si se sospecha la presencia de este trastorno, es recomendable no demorarse en su confirmación por un profesional sanitario, porque puede originar problemas de erección de causa psicógena en el varón que se ve incapaz de completar un coito.

En este caso, la situación se complicaría, y la terapia debería realizarse a la pareja en su conjunto, para implementar una estrategia que redunde en la resolución de ambos problemas, y facilite la capacidad natural de lograr un coito fácilmente.

*Modificado de Actualización de la codificación del DSM-5®. Suplemento del Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales, quinta edición. Asociación Americana de Psiquiatría, Marzo 2014.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies